wando Welcome to Wandonews

El senderismo poscovid-19 exige un cambio de modelo turístico Foto: Alejandro Umpiérrez

El senderismo poscovid-19 exige un cambio de modelo turístico

24/05/2020

Belkys Rodríguez Blanco

El turismo activo en el archipiélago canario cuenta, según datos aportados por Activa Canarias, con más de 685 empresas registradas. Estas compañías dejaron el pasado año unos 1.410 millones de euros en ingresos, más de un 10% de la facturación turística total. Y es que este territorio lleva el apelativo de Islas Afortunadas debido, fundamentalmente, al buen clima durante todo el año y a la diversidad paisajística, dos de las principales razones por las que muchos turistas, nacionales y extranjeros deciden pasar sus vacaciones en estas islas atlánticas.

El senderismo es la actividad que más relevancia tiene en Canarias, dato que consta en el registro de empresas de Turismo Activo del Gobierno de Canarias. Numerosos viajeros, cansados del ruido y la contaminación de las grandes ciudades, vienen en busca de senderos que se internan en un mundo casi primitivo; un remanso de paz donde es posible conectar con la naturaleza y disfrutar de su belleza y de un silencio, roto solo en ocasiones por el canto de las aves, el ruido de un lagarto moviéndose en la maleza, o el agua que corre por una acequia.

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 frenó en seco esta actividad en el archipiélago canario. Los aviones se quedaron en tierra y los que vivimos aquí tuvimos que guardar las botas, la mochila y los bastones, y consolarnos con los recuerdos de la última caminata, en mi caso, por el barranco Madrelagua, en Valleseco (Gran Canaria) poco antes de decretarse el estado de alarma. Las 295 empresas dedicadas al senderismo en las Islas -lo que representa un 20,9% de las actividades de turismo activo-, se vieron obligadas a echar el cierre en el mes de marzo y, aunque en estos momentos, en plena Fase 1 de desescalada, se permite el movimiento por el territorio insular y la práctica de turismo activo, las empresas en Canarias recomiendan esperar a la Fase 2 para su apertura porque “aún quedan por definir los protocolos de seguridad”.

Foto: Simon inglés

Wando Experiences ha tenido la oportunidad de conversar con Sofie Hendrikx, guía oficial, nacida en Bélgica y afincada en Gran Canaria. Con su empresa, Mogán Verde, realiza caminatas privadas fundamentalmente con turismo extranjero. La primera pregunta era casi obligada: ¿Cómo había vivido el confinamiento en el plano personal y profesional? A lo que ella contestó: “En febrero me llegaron las primeras cancelaciones, caminatas privadas de gente mayor. A nivel profesional no he podido ir a caminar, no he tenido ingresos. Mogán Verde está parada. A nivel personal es un impacto fuerte, es un poco traumático, pero intentamos llevarlo de la mejor manera posible. Hay altibajos, momentos pesimistas y otros más optimistas”. Sofie habla de fragilidad del sistema, de la sociedad en que vivimos y agrega: “Otra vez en Canarias nos hemos dado cuenta de la fragilidad de la economía por el monocultivo del turismo. Hay que tener una economía diversificada. Espero que hayan aprendido la lección”.

¿Se verá menos afectado el senderismo cuando las empresas de turismo activo pongan en marcha esta actividad?

“Ahora ya pueden trabajar las empresas de turismo activo, pero yo trabajo con el turismo extranjero; entonces, hasta que los hoteles no tengan ocupación yo no tengo trabajo”, recalca. Aunque obviamente tendrá que seguir un protocolo de seguridad, Sofie camina por los senderos con grupos pequeños: familias, parejas, amigos. Será más fácil, pero, como ella misma aclara, habrá que guardar la distancia de seguridad de dos metros, usar guantes y mascarilla si tiene que acercarse a ayudar a un cliente, limpiar los bastones y las botas con un producto especial. “En mi caso, las medidas de prevención no cambian la experiencia”, asegura y agrega que, si se recupera la ocupación hotelera, el turismo activo volverá a funcionar como antes.

Sofie cree que en el futuro el viajero huirá de la masificación en las grandes ciudades y se acercará más a la naturaleza. “Espero de todo corazón que la sociedad vuelva a valorar el campo. La crisis sanitaria puede ser una oportunidad para fomentar el turismo rural. En un sitio como Gran Canaria es necesario porque puede aportar a la diversificación del turismo”, afirma. Esta guía oficial está segura de que habrá menos city tours y más turismo rural.