wando Welcome to Wandonews

¿Podemos saber qué hacen nuestros turistas hoy?

¿Podemos saber qué hacen nuestros turistas hoy?

02/12/2020

Wando Experiences

¿Quién publica los datos?

Hoy 2 de diciembre ha sido presentado el portal de datos turísticos dataestur.es. Para los que ya trabajamos en el ámbito de datos no deja de ser un "hub" de datos del INE, que a su vez, se nutre de los distintos Institutos de Estadística autonómicos, fuentes con la que ya contamos habitualmente en nuestra actividad analítica. No se trata de desmerecer el portal y la iniciativa, muy al contrario, la aplaudimos porque contribuye a incidir en el valor de los datos, en crear una cultura que todavía se hace difícil poner en práctica en muchos sectores económicos y, particularmente, en el sector turístico. 

De hecho, sí que incorpora algunas secciones interesantes propias del INE como "Caracterización de los flujos turísticos" o el uso de "Pasarelas de pago", que aportan nuevos indicadores que podrán cruzarse con otros tradicionales que ya se disponían en los distintos portales estadísticos.

¿De dónde se obtienen los datos?

Por otro lado, ha sorprendido la metodología que aplican para la obtención de algunas fuentes ya que mencionan que, según se extrae de la presentación oficial, realizan "Web scraping a tres de las principales plataformas que operan en España: Airbnb, Booking y Vrbo"; esto del webscraping, en general, no suele gustar a los propietarios de las plataformas (si estuviesen por la labor por compartir datos publicarían en formato opendata aquellos que consideraran y el resto como un producto o servicio a vender) y deja la duda de la continuidad de esta obtención de información si no es a través de un acuerdo con esas plataformas. Si fuese vía un acuerdo comercial entendemos que debería ser en los términos de compra de datos como podría ser, con un ejemplo adecuado a los tiempos pandémicos,  la adquisición de mascarillas, o como ha sido propiamente con los operadores telefónicos para los datos de movilidad.

Este aspecto de adquisición de datos a partir de fuentes privadas es de mucha relevancia, porque la gran dificultad en el mundo de los datos es, por un lado, disponer propiamente del dato y, segundo, de la calidad de éste ya que, teniendo en cuenta la baja cultura de "datificación", nos podríamos encontrar con datos de baja calidad que los hagan "inservibles" y/o que requieran de procesos costosos de limpieza para adecuarlos a posteriores técnicas de análisis. Uno de esos grupos de datos novedosos que mencionábamos anteriormente se refieren a datos comprados a los operadores telefónicos de los datos de movilidad de sus clientes (anonimizados por supuesto). Pero a pesar de su enorme valor, siguen siendo datos "históricos" no de datos actualizados en tiempo real.

¿Qué sabemos de ellos en tiempo real?

De la misma forma que se consultan plataformas del sector alojativo, se echa en falta datos de un área del mundo de los viajes que tiene cada vez más relevancia, el de las experiencias. Ya no sólo las tradicionales vinculadas al tipo de destino (sol y playa, aventura, gastronómico, ...), sino también a experiencias cada vez más personalizadas e innovadoras. Si ya de por sí el sector de las experiencias "estándar" es un sector que adolece de una digitalización adecuada, bien porque no suelen tener cultura del dato o porque no existe una semántica común, lo que complica un análisis sectorial adecuado, se hace aún más para aquellas ofertas que son mucho más particulares y que, para el promotor de las mismas, se sigue poniendo el foco en su construcción "analógica" y no en la huella digital que puede obtenerse de ellas y usarla para seguir promoviendo esa misma oferta con mayor capacidad de conectarla con su segmento de clientes.